A VIDEO

Esta es la vista desde dos apartamento en Medellín y una vista aérea de NYC tomada por mi, respectivamente.

Nací en el que para mi es el mejor país del mundo, no se sí es que amo ciegamente este país bañado por dos océanos, con playas paradisiacas, gente amable y clima de primavera todo el año, o si es que en verdad es el mejor lugar del mundo. Es por eso que no me sorprende que año tras año aparezca en rankings de estudios y revistas como uno de los países donde es más fácil “ser felices”. Específicamente vivo en Medellín la segunda ciudad de Colombia.

Un día, hoy hace exactamente un año, estaba de viaje con los amigos de la práctica en Nueva York, una ciudad que me impresionó mucho por sus estructuras colosales, el movimiento y dinamismo de la ciudad! la diversidad de culturas! pero sobretodo por su gente y por la capacidad de cambiar o “neoyorquizar” a la personas que viven en ella.

Caminando, entré a una tienda de tabacos cerca al Central Park por la calle 7 o 8, algo así, hablando con el señor de la tienda, me contó que había estado un par de veces en Colombia, le había encantado este país, había estado en Bogotá, Medellín y Cartagena, lo que más lo impacto de todo el viaje fue Medellin ya que según el: Es una ciudad dentro de un bosque, una ciudad que tiene magia.

Hasta el día de hoy no he escuchado una mejor definición para mi ciudad.